domingo, 26 de mayo de 2013

La sexualidad de los niños y la nuestra

Ayer, sábado 25 de mayo, se celebró el segundo evento del III Ciclo de Conferencias "Conociendo a nuestros hijos", organizado por Besos y Brazos. La ponencia de ayer corrió a cargo de Yolanda González, psicóloga clínica con una extensa experiencia en apoyo de grupos de padres y madres, sexóloga y especializada en Teoría del Apego y Prevención Infantil,  entre otras muchas cosas. Llevaba por título "Las preguntas delicadas de la infancia", en cuanto a temas como la muerte y la sexualidad.

Destaco en esta entrada la parte dedicada a la sexualidad, englobando tanto aspectos de la propia sexualidad infantil, como el abordaje por parte de las familias de este tema que en su mayoría consideran tabú. Y me quedo con lo que más me ha llegado a mí, pues no pretendo hacer un resumen aquí de todo lo que expuso Yolanda en su charla, aunque comparto absolutamente todo lo que nos mostró y enseñó.

La idea básica de la que partimos es que la sexualidad y el sexo están muy desnaturalizados, se comercia fácilmente con ello, pero no entendemos su significado profundo. El punto de vista expuesto sería aquel en el que la sexualidad se aborda de manera integral, como algo muy importante en la salud de las personas y en nuestro desarrollo desde el inicio de nuestras vidas. El problema es que en las escuelas e instituciones, el tema se trata con un enfoque meramente procreativo, y como en todo, lo más significativo e importante es cómo lo vivimos y cómo lo transmitimos a nuestros hijos; es decir, nuestra actitud en torno a la sexualidad, será la clave para la interpretación que haga el niño de ella. Si en el entorno familiar se niega, se oculta o se evita el tema, el niño interpretará que eso que intenta explorar en sí mismo, es algo que no está bien visto por sus padres, desvirtuando de esta manera su visión presente y futura de un instinto biológico, y por tanto, natural y saludable. 

En épocas no muy lejanas, se pensaba que la sexualidad infantil no existía. Afortunadamente, a raíz de las tesis de Freud, se supo que no sólo existía, sino que además era inevitable para el desarrollo humano. Como instinto natural que es, se debe facilitar su flujo, es decir, no contenerlo, pues tal y como ocurre con la rabia y la ira contenidas, cuando explota, puede hacerlo de forma descontrolada. Por tanto, si el instinto sexual sigue su curso natural, sin intervenciones de corte moral y los prejuicios adquiridos por nuestra propia educación represiva al respecto, entonces se favorece un desarrollo adecuado de la persona. 

Fases del desarrollo sexual 

Destacó las fases del desarrollo sexual de los niños (oral, anal y genital). Es importante para un desarrollo adecuado, el pasar por estas fases de manera completa, sin interferencias externas. Por ejemplo, la fase oral acontece desde el nacimiento, con el reflejo de succión, hasta los 3 años, aproximadamente. Se sabe que un bebé no mama sólo para alimentarse; a través de su boca, percibe el mundo, encuentra seguridad, afecto y cobijo. Por eso es tan importante barrer comentarios del tipo "mama por vicio" o "ya ha comido, y no necesita más teta". Llevar esta fase hasta su final natural implica que permitamos a los niños explorar el mundo a través de la boca. Pero vivimos en un mundo tan aséptico y plagado de miedos, que encontramos siempre buenos motivos para prohibir a nuestros hijos que chupen todo (el típico comentario "eso no, caca", a partir del que Yolanda puntualizó que la caca es caca, no cualquier cosa que no nos parece adecuada que toquen, comentario que comparto del todo). Si todo el mundo supiera cuán importante es esta fase, no interferiríamos tanto en ella.

La fase anal, suelen pasarla rápido los niños que han forjado un vínculo fuerte y que han tenido una lactancia suficiente y prolongada. Se da cuando los niños toman conciencia de que algo sale de su cuerpo. Pero cuando se interfiere en diversas maneras, por ejemplo, forzando a quitar el pañal de manera prematura, cuando aún el niño no está preparado, esta fase se puede extender en el tiempo.

La fase genital, que va desde los 3 hasta los 7 años aproximadamente, es la época del exhibicionismo genital y de la masturbación. Y lo que lamentablemente nos encontramos en la sociedad en general, es que no se aborda de una manera natural y directamente se reprime ("eso no se toca" o directamente "no te toques ahí", "eso es de guarros" entre otras perlas...) A mayor naturalidad en el enfoque, menor problemática presente y futura. La sexualidad infantil no sólo hay que aceptarla y tolerarla, sino también afirmarla, o sea, otorgarle valor y legitimarla, dejando claro a nuestros hijos, que es algo que a nosotros, los adultos, también nos gusta.

En definitiva, si actuamos desde la ignorancia, el miedo y los prejuicios, nunca podremos acompañar a nuestros hijos en este aspecto en libertad, y evitaremos que esta sea una parte de su vida saludable. 

Me dejo muchas otras ideas que allí salieron, pero sirva esto para abrir boca y despertar alguna que otra conciencia.

6 comentarios:

  1. Hola
    Me gusta que escribas de estos temas, efectivamente temas prohibidos para muchos, en cualquier caso somos como eslabones de una cadena que viene de atrás... bajo mi punto de vista se transmite sin saberlo, lo que sea de ésto, bueno o malo, cada caso es particular, sin que cada caso sea algo de locos, problemático o traumático necesariamente. Muchas veces se ha criticado a Freud precisamente por la aversión que producía pensar que los niños también tenían sexualidad, obviamente a su manera y no como la de los adultos.
    De hecho impedir la curiosidad infantil por sus genitales y su tocamiento es una manera de bloquear su curiosidad futura, así como todas las palabras y frases que se usan...
    Por no hablar del machismo implícito en el lenguaje habitual que hace referencia a los genitales...
    Para mi la clave es el lenguaje, no por nada Freud descubrió que la gente se “curaba” hablándole en un “encuadre” particular y único, incluso de dolencias orgánicas. Jaques Lacan postula que si esto ocurre sólo es posible si el inconsciente está estructurado como un lenguaje, que es el medio con el que se produce la terapia, además del medio con el que se inculca todo de padres a hijos. Lo inconsciente se revela, se pone en juego en el discurso si un otro te lo escucha y tú estas dispuesto a ello. Todo lo otro sirve para evidenciar, hacer pensar y darse cuenta de que anda “mal” para ponerse a cambiarlo, pero lo que uno “ya sabe” no es lo inconsciente que determina y produce efectos sin uno poder evitarlo.
    Me viene a la cabeza un tema curioso para compartir, el hecho de que todos somos bisexuales de alguna manera, siguiendo la metáfora de que el aparato psíquico humano es como una cebolla (a capas, las más primarias también influyen en las actuales), resulta que el primer cuerpo que descubrimos y que más nos gusta es el nuestro, o sea del mismo sexo. Para las mujeres más particular aún pues encima su primer objeto que tienen, quieren y comen es la madre, más aún del mismo sexo. Todo esto luego se particulariza en el proceso llamado Complejo de Edipo ( “complejo” usado como conjunto de varios aspectos, no como una patología). Vamos que la sexualidad humana no tiene nada que ver con la animal... cada uno somos un mundo somos mucho más "complejos", jajaja.
    Es fundamental luego como se instaura el deseo en el ser humano y cómo nos gusta lo prohibido, por aquello de la ley de la prohibición del incesto...
    Como frases “enigmáticas” para estos y otros temas me gustan:
    Aquí no hay verdugos, todos somos víctimas.
    Lo que no se recuerda, se repite. Aunque puede ser escuchado en su repetir.
    El hijo hace el síntoma de la pareja parental, por supuesto inconsciente y que ellos desconocen.
    Gracias por tu blog¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí Bernardo!! Desde luego has hecho una gran aportación ;-) Charlaremos largo y tendido de estos temas y de todos los demás.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenas, decirte que he compartido esta entrada en el repaso semanal de Bebés y más :

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-clxxxiii

    Un saludo!
    Armando.

    ResponderEliminar
  3. Que buen resumen!!!!
    Aunque se que tu blog es un camino distinto a la mayoría, te he dejado un premio en el mío (http://babyreciclart.blogspot.com.es/2013/06/premiada.html ) porque leerte no deja indiferente y me gusta que exista esa contracorriente, esa valentía, y creo que debes saberlo.
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Woww Vanesa. Mil gracias por tus palabras. Sin duda me animan a continuar pensando y sintiendo de esta manera :-)

      Eliminar